Pensar positivo no es suficiente

En los últimos años ha habido una corriente muy fuerte fomentando la importancia de la calidad de nuestros pensamientos. Muchos libros han sido escritos sobre el poder de la mente y de nuestros pensamientos.

 

Sin ningún lugar a dudas nuestra mente tiene un poder inmenso, con nuestros pensamientos vamos dando forma a nuestra realidad, nuestras intenciones y nuestras metas. Sin embargo pensar positivo no es suficiente.

 

Cuando estamos entreteniendo pensamientos negativos no es suficiente con cambiarlos por pensamientos positivos, y en realidad muchos de nosotros sabemos perfectamente que es tarea muy difícil estar las 24 horas del día conscientes de lo que esta pasando por nuestra mente. Si, podemos reemplazar pensamientos negativos por positivos ahora, pero si no atajamos la fuente donde estos pensamientos se están generando dentro de media hora o de una hora nos encontraremos en el punto de partida, convenciéndonos a nosotros mismos que todo esta muy bien cuando en realidad no lo sentimos así.

 

Los pensamientos se generan no son generadores. Los pensamientos son generados por nuestras emociones. Cuando nuestro cuerpo emocional,  el conjunto de nuestras emociones esta en armonía no tenemos que esforzarnos en generar pensamientos positivos puesto que de una forma natural los pensamientos que vayan surgiendo durante el día serán positivos.

 

Cuando existe un conflicto en nuestro cuerpo emocional de cualquier tipo- sentimos miedos, dudas, hemos perdido la ilusión, la fe en nosotros mismos, sentimos que hemos fracasado, que no tenemos fuerzas para superar las pruebas que tenemos- entonces estaremos generando pensamientos negativos.

 

Los pensamientos son como la carrocería de un coche. Puede ser la carrocería de un coche viejo y horroroso que serian los pensamientos negativos, o puede ser la carrocería de un coche fabuloso y flamante que serian los pensamientos positivos. Sin embargo la carrocería de un coche por si sola no tiene movimiento, esta carrocería necesita un motor para comenzar a caminar y este motor son tus emociones.

 

Podemos tener pensamientos muy positivos, metas grandiosas, intenciones fantásticas, pero si nuestro cuerpo emocional se encuentra en conflicto, se siente triste, sin ilusión, fracasado, con miedo al futuro, con dudas de no poder superar la situación que se esta viviendo, entonces esos pensamientos positivos no caminaran hacia ninguna parte

Haz la prueba de una forma consciente y veras que cuando tus emociones son de amor, de armonía, de felicidad, tus pensamientos siempre van de acuerdo con esta emoción. No tienes que esforzarte en pensar positivo. No tenemos que convencernos de que somos felices, simplemente lo somos, no tenemos que convencernos que todo va muy bien, simplemente sabemos que todo esta perfecto.

 

Cuando el generador, nuestro cuerpo emocional, tiene emociones basadas en el miedo, entonces es cuando nos vemos forzados a crear esos pensamientos positivos para tapar lo que ese generador esta fabricando dentro de nosotros, miedo. Entonces es cuando nos tenemos que estar recordando constantemente que tenemos que pensar positivo. Vamos cambiando los pensamientos de una forma consciente a medida que surgen, negativos por positivos, pero siguen surgiendo pensamientos negativos mientras tanto no nos ocupemos de nuestro generador, de nuestras emociones.

 

Definidamente pensar positivo es fundamental, sin embargo nunca será suficiente si nuestras emociones no están en armonía.

 

Mantén por tanto pensamientos positivos pero no te olvides de prestar mucha atención a tus emociones pues si tu generador no esta en armonía el pensamiento positivo simplemente no te traerá los resultados que tu deseas.

“No lo se”, sabias palabras

“No lo se”, palabras que hoy en día casi suenan a sacrilegio.

¿Cuántas veces en los últimos 30 días has pronunciado estas palabras?

¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo estas palabras y te has sentido aliviado?

 

El entrenamiento que recibimos por la sociedad en general nos empuja a controlar a todos los que nos rodean y todas las circunstancias externas que vivimos, y por supuesto esto incluye nuestro futuro.

Intentamos utilizar todos nuestros recursos para comprarnos un futuro perfecto. El hecho de reconocer que “no sabemos algo”, es como estar reconociendo que somos débiles o torpes.

Sin embargo estas palabras “no lo se”, son en si mismas una verdadera liberación.

 

El que sabe que no sabe esta preparado para aprender.

El que sabe que no sabe esta preparado para recibir.

El que sabe que no sabe esta entregándose al poder universal para recibir su perfección, su guía, su amor, su sabiduría y abundancia.

El que sabe que no sabe esta preparado para recibir milagros.

El que sabe que no sabe esta abriendo un universo de posibilidades, un mundo de puertas abiertas.

El que sabe que no sabe tiene la dicha de ser todo y no pertenecerle a nada.

 

Este es el fundamento para que la fuerza universal fluya a través de nosotros. La rendición de nuestras dudas y el afán de control que el miedo desencadena en nosotros. La rendición a nuestro poder interior, a esa semilla divina que todos llevamos dentro que encierra en si misma toda la sabiduría, el poder y el amor universal.

 

Cuando cambiamos nuestra atención de nuestras circunstancias externas a nuestro interior, también rendimos nuestra lógica, nuestras dudas y nuestros miedos a nuestro ser interno.

 

Os pongo el ejemplo de cuando una mujer esta embarazada y la preguntan si va a ser niño o niña. En los primeros meses la mujer no sabe el sexo de la criatura que va a tener, lo único que tiene importancia es que este sano y bien.

 

Es el mismo concepto que debemos de aplicar. No sabemos que va a pasar mañana y en realidad no es tan relevante como el hecho de que lo que llegue a nuestras vidas nos traiga paz, armonía y felicidad.

 

A veces nos empeñamos en tomar una ruta que aparentemente es la mejor, algo maravilloso, sin darnos cuenta que nuestro miedo, nuestra avaricia, nuestro afán de comprar ese futuro perfecto nos pueden estar haciendo ver una realidad equivocada.

 

Rendir nuestra lógica y nuestro miedos nos permite ver mas allá de la ilusoria realidad que percibe nuestra mente.

 

¿Qué es mejor un trabajo u otro? ¿Comenzar un negocio ahora o esperar?, Cualquiera que sea la decisión que estemos tomando esta bien reconocernos a nosotros mismos que no sabemos y rendir la mente y la lógica para que podamos ser guiados por esa fuerza universal que si sabe que es lo mejor para nosotros. En realidad un trabajo u otro, un negocio u otro no es lo verdaderamente importante.

Lo importante es que el paso que tomemos nos traiga paz, armonía y felicidad en nuestras vidas.

 

Desperdiciamos tanta energía y tanto tiempo intentando nadar contra corriente, sin darnos cuenta que la propia fuerza de la corriente nos llevara río abajo hasta donde debemos llegar sin lucha, sin sufrimiento. Solo tenemos que aprender a soltar nuestros miedos y entregarnos a esa corriente universal que siempre traerá a nuestras vidas paz, armonía, abundancia y felicidad.

 

No sigas luchando contra la corriente, entrégate y confía en el poder que reside dentro de ti, en quien tu eres de verdad, en esa parte de ti que “si sabe” puesto que es todo lo que necesita ser en cada momento de tu camino.

 

Sócrates dijo: “Solo sé que no sé nada.”

Estoy buscando

Todos estamos buscando respuestas. Siempre tenemos alguna circunstancia en nuestras vidas que nos mantiene en la incógnita de que pasara mañana. Problemas de dinero, de salud, de relaciones, o en ciertas ocasiones un poquito de todo.

 

Y es que no acabamos de aprender, seguimos aferrados a la incógnita, a las dudas, al miedo en una palabra y no nos damos cuenta de que todo lo que hacemos es alimentar con esta actitud más dudas, más miedos, más ansiedad.

 

Lo cierto del caso es que nosotros estamos creando ahora mismo lo que va a pasar mañana, estamos creando con nuestros pensamientos y sentimientos el desenlace de cualquier problema que tengamos hoy.

 

¿A qué tememos tanto?

A no encontrar una solución para nuestros problemas?

A que la solución no sea la que nosotros deseamos?

A que la solución implique un cambio en nuestras vidas?

A asfixiarnos antes de poder ver la luz al final del túnel?

 

El túnel lo creamos nosotros, decidimos cruzar ese túnel para llegar a nuevas etapas en nuestras vidas y la luz no hay que buscarla o esperarla al final del túnel, la luz somos nosotros mismos. El túnel es nuestra creación, la Luz nuestra identidad. Nosotros somos los creadores de nuestra existencia, pero perdemos la perspectiva de creadores para convertirnos en luchadores, eso es lo que nos han enseñado, ¿verdad?,

 

Despertemos de este sueño, o mejor dicho de esta pesadilla. No somos luchadores y no tenemos que luchar, puesto que la lucha no crea más que resistencia en nuestras vidas, al fin y al cabo contra quién crees que estamos luchando?, Contra nosotros mismos.

 

Abramos los ojos y al despertar abracemos la luz, el poder de crear cada minuto de nuestra existencia.

 

Yo doy gracias por todo lo que he creado hasta este momento en mi vida

Yo doy gracias por la dicha y la felicidad de estar aprendiendo grandes lecciones

Yo tengo el poder para cambiar cualquier circunstancia en mi vida

Yo tengo el amor para dar gracias por esta circunstancia

Yo tengo la sabiduría para aprender la lección que esta circunstancia me ha enseñando

Yo soy la Luz que desvanece cualquier oscuridad, cualquier duda, cualquier miedo

 

El miedo desaparece cuando aceptamos que las circunstancias que vivimos las hemos creado nosotros mismos, cuando aceptamos que por mucho que nos estén haciendo sufrir son positivas pues nos están sirviendo de grandes maestros para aprender, cuando somos capaces de mirar con amor el problema que estamos viviendo, y cuando conseguimos finalmente rendir nuestro ego para que la luz que todos nosotros somos cierre las puertas que tengan que ser cerradas y abra las puertas que tengan que ser abiertas y dar gracias por las que se han cerrado y dar gracias por las que se han abierto.

¿Por qué ordenamos con escasez en el restaurante universal?

El trabajo del universo es el de dar y nuestro trabajo el de recibir, y recibimos en la medida que estemos preparados para recibir.

 

Imagínate que estas en el restaurante universal y puedes pedir lo que se te antoje. En este restaurante solo sirven comida para llevar. Sin embargo no tienen los contenedores para llevar la comida a casa puesto que no saben que cantidad de comida desea llevarse cada persona. Tú debes entonces de acudir a este restaurante con tu propio contenedor y llevaras tanta comida como capacidad tenga el contenedor que hayas elegido.

 

Delante de ti hay manjares sin límite de cantidad y tú has llevado un pequeño contenedor en el que no podrás llevarte más que una pequeñísima porción de la abundancia que tienes delante de ti.

 

Nosotros somos los contenedores y acudimos al universo llenos de limitaciones que nos impiden recibir toda la abundancia del universo.

 

No puedo, no tengo, no sirvo, no valgo, es imposible, soy un fracasado, soy demasiado mayor, es demasiado tarde, no tengo los conocimientos, no tengo suerte, no me lo merezco, no tengo otra salida, no hay oportunidades, tengo miedo, no se, todo me sale mal, tengo muy mala suerte, la felicidad no existe, el dinero es solo para algunos afortunados y yo no soy uno de ellos.

 

¿Cuáles son tus limitaciones?

 

El universo derrama su abundancia sin límites sobre todos nosotros y cada uno de nosotros recibimos lo que cabe dentro de las paredes de limitaciones que nosotros mismos creamos.

 

Podríamos hacer una disertación de cómo estas limitaciones han llegado a ti, a través de la conciencia colectiva y la conciencia individual, y sin embargo esto seria una perdida de tiempo para ti y para mi.

 

No importa como estas limitaciones han llegado a ti, lo importante es que seas consciente de cuales son las limitaciones que te están impidiendo recibir la abundancia del universo y que las elimines.

 

Lo que paso en tu infancia, hace 20 anos o hace tres días no hace ninguna diferencia. Hoy es hoy y aquí debe de estar tu atención y tu energía. Que estas creando hoy es lo importante. Solamente hoy y ahora tienes la oportunidad de transformar lo que creaste ayer.

 

El único secreto para recibir la abundancia del universo es precisamente liberarse de tus limitaciones, de tus miedos, de los sentimientos negativos que las experiencias del pasado han dejado en tu interior.

 

La abundancia del universo esta ahí para todos sin distinción alguna y es nuestro trabajo y responsabilidad aprender a recibir.

 

Pide todo lo que desees puesto que el universo es ilimitado en su abundancia y perfección, elimina tus limitaciones para poder recibir esta abundancia y agradece todos los días las muchas bendiciones que tienes en tu vida.

 

 

Este es el momento de hacer limpieza

Cuando alguien nos menciona la palabra limpieza lo primero que se nos viene a la cabeza es la limpieza a un nivel físico, nuestro cuerpo físico y el lugar donde vivimos. Esta limpieza por supuesto es mas que recomendable, sin embargo hay una limpieza aun mas importante y necesaria a la que dedicamos muy poca de nuestra atención si es que le dedicamos alguna.

 

La limpieza de nuestra mente y de nuestras emociones. Este tipo de limpieza conlleva tiempo y toda nuestra atención. Ya sabemos que hay que vivir el presente, el momento de ahora y sin embargo no vamos a sacarle mucho partido a ese presente cuando llevamos un cassette mental y emocional grabado con nuestros fracasos, miedos, limitaciones y frustraciones del pasado.

 

Cada día es un nuevo comienzo, una nueva oportunidad

 

Claro que si, cada día es un nuevo comienzo y una nueva oportunidad pero esto tan solo es cierto si nosotros interiormente tenemos el convencimiento firme de que es así. Cada nuevo día, cada nuevo instante se nos brinda la oportunidad de elegir, y eso hacemos, elegimos seguir con la misma programación mental y emocional o también podemos elegir entonar una nueva melodía en nuestras vidas.

 

Pero cuanto trabajo nos cuesta cambiar ese cassette, hacer esa limpieza tan necesaria para nuestro desarrollo y avance. Imaginaros cuanto no nos va a costar deshacernos de emociones y creencias que hemos guardado celosamente en nuestro interior por años, cuando nos pensamos seis meses si tirar o regalar un pantalón que tenemos en el armario y que no hemos usado en siglos y que encima ni nos gusta!.

 

Queremos que todo cambie, pero sin nosotros cambiar nada por favor

 

Deseamos grandes cambios en nuestras vidas, deseamos que esos problemas que tenemos se resuelvan y claro esto sin que nosotros tengamos que hacer grandes cambios, sin tener que tirar ningún pantalón, sin tener que replantearnos nuestro trabajo, nuestro rumbo, nuestras relaciones con los demás, nuestra relación con nosotros mismos. Pero que cómodos que somos, y después nos quejamos de cómo nos van las cosas.

 

La palabra clave “fuera”

 

Esta limpieza interna comienza con un inventario. Un inventario de lo que pasa por nuestra mente, de nuestros pensamientos y creencias, de nuestras emociones, de nuestras relaciones tanto de trabajo como personales y después aplicamos la palabra clave “fuera”. Todo lo que no nos sirve “fuera”, todo lo que es negativo en nuestras vidas “fuera”. Nada nuevo puede ocupar un espacio sino hacemos sitio primero. Saquemos fuera todo lo que no nos sirve y preparémonos para recibir esa nueva melodía.

 

Fuera al rencor

Fuera al fracaso

Fuera al miedo y las dudas

Fuera a las limitaciones

 

Como sabemos cuando es positivo o negativo en nuestra vida

 

Saber que es positivo o negativo en nuestras vidas es fácil.

¿Cuándo piensas en una persona en concreto que sientes?

¿Cuándo piensas en tu trabajo que sientes?

 

Cuando estas con una persona y te sientes bien, relajado, renovado esta claro que esa persona es positiva para ti, por el contrario cuando te sientes tenso, deprimido o fatigado esa persona no es muy positiva para ti. Y lo mismo aplica a tu trabajo, y todos los demás aspectos de tu vida.

 

Todos sentimos esto, todos sabemos esto, pero luego no hacemos nada. Seguimos día tras día pasando el mismo cassette y quejándonos claro.

 

Sin esta limpieza no podemos recibir nada diferente de lo que estamos experimentando ahora

 

Imagínate que abres el cajón donde guardas tus archivos y esta totalmente lleno. Ahora intenta guardar más archivos dentro. Si empuja de un lado y del otro y resulta que no hay espacio. Si hacemos una limpieza de estos archivos y sacamos fuera lo que no nos sirve, lo que ya no tiene relevancia ninguna, entonces hacemos espacio para guardar nuevos archivos.

 

Esto es precisamente lo que tenemos que hacer. Comencemos una limpieza interna y de esta forma estaremos creando el espacio para recibir nuevas ideas, soluciones, nuevas relaciones, nuevas oportunidades.

 

Cuando confías en ti mismo confías en Mí, porque Yo soy de ti como tú eres de Mí. Y cuando dudas de ti mismo estas dudando de Mí.

No puedes tener fe en mi y dudar de ti mismo pues el uno esta en el otro.

Afirmaciones para todos los días

Yo soy la magna presencia de Dios.

 

Yo soy la fuerza, soy la abundancia

 

Soy paz y armonía

 

Soy principio y fin

 

Soy pasado, presente y futuro.

 

Soy amor y compasión.

 

Yo soy esperanza e ilusión

 

Yo soy el nuevo comienzo de todas las oportunidades ( tu especifica cuales son estas oportunidades)

 

Yo soy un espejo que refleja lo mejor de los demás

 

Mi energía solo permite lo mejor en mi vida

 

Siento, vivo y existo aquí y ahora.

 

Pasado, presente y futuro son aquí y ahora.

 

Me acepto y me respeto puesto que Yo soy un reflejo de mi Padre Celestial.

 

Mi mente esta abierta al mundo infinito de posibilidades del universo

 

Yo permito que Dios actúe a través de mí.

 

Siento la luz del universo en cada una de mis células.

 

Todos mis sentimientos son de amor

 

Todos mis pensamientos son positivos.

 

Las creencias que no están en armonía completa con la perfección del universo desaparecen de mí ahora mismo.

 

Soy fuente ilimitada de amor, de sabiduría, de compasión, de felicidad.

 

Solo lo mejor para mi entra en mi mente y en mi corazón

 

Mis pensamientos y sentimientos están en perfecta armonía.

 

Solo lo mejor llega a mi vida.

 

Cosas maravillosas suceden en mi vida

 

Personas maravillosas llegan a mi vida

 

Mis acciones son fuertes y sabias.

 

Todo el universo se confabula par llevar a cabo mis planes.

 

Escucho mi voz interior

 

Se que todas las respuestas están en mi interior.

 

La llama todopoderosa de Dios ilumina mi existencia.

 

Hago uso de todas mis habilidades.

 

Recibo del universo todo lo que necesito en cada instante

 

Yo se que soy amor

 

Yo se que soy abundancia

 

Yo se que soy armonía perfecta

 

Yo se que soy felicidad

 

Yo se que soy aquí y ahora.

 

Yo decido en cada instante que el amor universal fluya a través de mí sin límites.

 

Cada momento es perfecto.

 

Agradezco todo lo que soy y todo lo que tengo

 

Bendigo mi existencia y la de todos los que me rodean.

Que es la meditación

 

 

 

Es sutil y sin embargo tan fuerte, tan poderosa. Es invisible y sin embargo tan brillante. Todos la buscamos, toda nuestra vida está dedicada a encontrar esa luz, aun los que no creen sin saberlo nacen para buscar la luz, no puede ser de otra forma puesto que en esa luz esta todo lo que cualquier ser humano ansia paz, felicidad, salud, armonía, plenitud, amor, fuerza, poder.

Recorremos diferentes caminos, vamos desempeñando múltiples papeles como actores bien entrenados y nos vamos entreteniendo con la conversación que nuestra mente y nuestro ego mantienen constantemente. Esta conversación es como el sonido de una flauta mágica como las que usan los encantadores de serpientes y causa el mismo efecto en nosotros, nos hipnotiza y nos movemos siguiendo este sonido sin saber muy bien hacia donde nos dirigimos.

La luz esencia de todo no juzga nuestra ignorancia, sigue fluyendo en todo lo creado, sigue habitando y Siendo dentro de nosotros.

El poder del SER

El poder del SER y de la existencia divina traspasa la simple mirada de una vida. La simpleza de nuestra comprensión está reducida a un periodo de tiempo que por su extensión es ridículo en la magnitud de la eternidad. Y te recuerdo que Dios nos creo como seres eternos, y aun sabiéndolo nunca llegamos a entenderlo. Si tan solo pudiésemos traspasar esa ridícula barrera de lo finito, desaparecerían instantáneamente nuestros límites de compresión.

 

Hay que nacer para morirse, pero hay que SER para nacer. El nacimiento no es el comienzo es tan solo una continuidad de nuestro ETERNO SER y la muerte no es el final sino una transición de nuestro ETERNO SER.

 

Y en esta continuidad de nuestro eterno SER, en esta complexión de ciclos vamos superando asignaturas, y vamos aprendiendo que es el verdadero amor, quien somos nosotros  y quien es nuestro PADRE. En este re-nacimiento constante, vamos superando las lecciones que nos acercan cada vez más a nuestro destino final, nuestro verdadero hogar, la casa de nuestro PADRE.

 

Cuantas rocas encontramos en nuestro camino que despreciamos, que consideramos como obstáculos en nuestras vidas y no nos damos cuenta que dentro de cada roca siempre hay un diamante, detrás de cada obstáculo siempre hay una lección que después de aprendida nos impulsa en nuestro crecimiento y entendimiento espiritual y nos lanza como cohetes a la luz y el amor de nuestro Padre.

 

Y es que la libertad del individuo depende de ese crecimiento espiritual, depende de ir superando las lecciones que se van presentando delante de nosotros, la capacidad para encontrar el diamante dentro de la roca que aparece en nuestro camino.

 

Sin embargo para que podamos aprender de las experiencias que vivimos tenemos que ver estas experiencias, estas rocas, como lo que son realmente, como oportunidades para aprender, como diamantes.

 

Cada ciclo nuevo que comenzamos, cada re-nacer tiene precisamente como objetivo nuestro aprendizaje y por supuesto la aplicación de lo que hemos aprendido. No venimos a esta experiencia material a acumular bienes materiales, a comer buenas comilonas, a sufrir, o ser castigados por nadie. Venimos aquí a aprender por lo tanto esperar pasar por esta vida sin tener ningún obstáculo que vencer, sin tener que vivir diferentes experiencias es como no haber venido. Sería igual que pretender obtener un título universitario, sin ir a la universidad, sin estudiar y sin tener ningún profesor y sin pisar una clase.

 

Y al igual que un estudiante universitario debe aplicarse, estudiar y rodearse de un buen ambiente de estudio, nosotros también debemos de aplicarnos y rodearnos de un buen ambiente de estudio. No podemos aprender, ni siquiera podemos comprender que las experiencias a superar no son más que asignaturas en esta escuelita de la vida si las miramos desde la perspectiva del miedo. Verdaderamente tenemos que abordar cada asignatura desde la perspectiva del amor.

 

Tenemos que amarnos a nosotros mismos, para poder aprender de nuestros propios errores. Sin embargo no sirve cualquier tipo de amor, solo desde el amor incondicional e infinito de nuestro PADRE podemos aprobar las asignaturas. El amor que nosotros conocemos es el amor condicionado, el amor de mendigo y es el que aplicamos no solo en los demás sino también en nosotros mismos y desde este amor de mendigo no podemos aprender a ser reyes.

 

Nos creamos una serie de expectativas de nosotros mismos y nos queremos en la medida que cumplamos con las expectativas que nosotros mismos nos hemos impuesto. Debemos de terminar la carrera, conseguir un buen trabajo, tener una buena casa, un matrimonio perfecto, unos hijos perfectos, unos amigos que nos acepten y nos adoren y nos queremos en la medida que conseguimos llenar estas expectativas y si no conseguimos terminar la carrera entonces en vez de querernos nos consideramos unos fracasados, y si no tenemos un matrimonio perfecto en vez de querernos nos sentimos inmensamente miserables, y si no tenemos unos hijos perfectos en vez de querernos nos sentimos culpables por haber fallado en su educación.

 

Este tipo de amor condicionado no nos permite aprender de nuestros errores puesto que es un amor que está limitado a la condición y si la condición no se cumple el amor no existe. Es un amor que no entiende sino que castiga inmediatamente cuando se ha fallado en el objetivo, cuando se ha cometido un error. Desde esta perspectiva no somos capaces de ver la enseñanza de la experiencia vivida pues nos limita únicamente al resultado.

 

El amor de nuestro PADRE por el contrario es un amor que existe sin condición alguna. Debemos de aprender del amor de nuestro PADRE, debemos de aprender a querernos sin condiciones, debemos de aprender de este amor que es sabio y que comprende que solo estamos aprendiendo y que parte de nuestro aprendizaje implica que vamos a equivocarnos, a cometer errores y que estas experiencias no tienen otro objetivo más que el de enseñarnos a parecernos cada vez más a nuestro PADRE, enseñarnos a que un día seamos una expresión pura de lo que SO
MOS, seres de luz creados a Imagen y Semejanza de nuestro PADRE.

 

La vida, el periodo de tiempo comprendido en lo que llamamos una vida es en sí una oportunidad toda ella para que aprendamos a llegar a esa libertad, para conocernos a nosotros mismos y no tener que buscar en otros, o en el exterior lo que ya tenemos dentro de nosotros mismos. Para no tener que pretender ser lo que ya SOMOS y siempre hemos sido. Una oportunidad para aprender a expresar el amor, la sabiduría y el poder de DIOS, para re-nacer como lo que somos hijos de nuestro PADRE creados a su Imagen y Semejanza.

La escuelita de la vida

Todos nosotros estamos viviendo esta experiencia material exactamente para lo mismo que van nuestros hijos al colegio, para aprender y en ese proceso de aprendizaje nos equivocamos, cometemos errores, es la forma en la que precisamente aprendemos.

 

¿Por qué DIOS permite que cometamos errores, sabiendo que nos van a causar sufrimiento?

 

DIOS nos entrego todo incluyendo nuestro libre albedrío y haciendo uso de este libre albedrío tomamos decisiones y acciones que en ocasiones traen repercusiones nefastas y DIOS no puede hacer nada pues para intervenir tendría que retirarnos el privilegio del libre albedrío con el que fuimos creados.

 

Es igual que cuando tus hijos cumplen la mayoría de edad. No puedes tomar decisiones por ellos, no puedes vivir su vida por ellos y no puedes evitar que cometan errores, aun sabiendo que van a sufrir con sus decisiones, que va a traer consecuencias negativas para ellos. Puedes aconsejarles, hablar con ellos pero no puedes evitar que ejerzan su derecho y el poder de decisión sobre sus vidas. Y todos sabemos que nuestros hijos necesitan cometer esos errores, aunque nos duela verles sufrir, puesto que sabemos que de esta forma están aprendiendo y madurando.

 

No podremos llegar a nuestro puesto de reyes sino aprendemos a ser reyes. Igual que no podemos llegar a ser adultos sin antes haber nacido, haber pasado la infancia y la adolescencia. ¿Y que son todas esas etapas que pasamos en nuestra experiencia material sino un continuo aprendizaje, un continuo crecimiento?

 

Aun siendo reyes por herencia no podremos llegar a ocupar nuestro puesto en el trono, sino aprendemos y nos preparamos para asumir el cargo. Y es la vida, nuestra experiencia material precisamente la escuela a la que venimos para prepararnos, para aprender a ser reyes.

 

Los responsables de que vivamos como mendigos siendo reyes somos nosotros mismos. Asumiendo entonces la responsabilidad que nos corresponde debemos de aprender a dejar de ser mendigos para comenzar a ser lo que somos reyes. El miedo nos entorpece la visión de lo verdadero, creando una neblina en nuestra mente y nuestras emociones que nos mantiene viviendo una vida de mendigos, una ilusión. Dejándonos solo imaginar lo que existe al otro lado de la neblina. Ese es precisamente el plan maestro del miedo, no permitir nuestro progreso. Y para conseguir su objetivo nos rodea con su niebla de dudas, de inseguridades, de rechazo, de fracaso.

 

Es mucho lo que tenemos por aprender y somos afortunados de venir a esta escuelita de la vida a superar todas las asignaturas que nos llevaran a nuestro puesto de reyes. Una de esas asignaturas es precisamente eliminar el miedo de nuestras vidas. Somos nosotros quienes le invitamos a nuestra vida y somos nosotros lo que debemos de quitarle la batuta de nuestra vida para que nuestro YO VERDADERO sea el director de nuestra existencia.

 

No hay mejor medicina para disipar esta niebla que la conversación con Dios, con nuestro PADRE para comenzar  a vivir como seres de luz y de amor.

La ley de la atracción

La energía universal es la materia prima creadora. Todos y cada uno de nosotros utilizamos esta energía para crear nuestra realidad.

La energía universal es una energía neutra, no delimita si lo que pretendemos manifestar está bien o mal, si nos conviene o no. Simplemente manifiesta lo que nosotros ordenamos.

 

Nuestros pensamientos y sentimientos son como si de una construcción se tratase son los planos de la realidad que queremos construir y la energía universal simplemente sigue estos planos para manifestar en el plano material lo que nosotros ya hemos creado a un nivel energético con nuestros pensamientos y sentimientos.

 

El universo no escatima y hará que llegue a tu vida todo lo que sea necesario para que tus órdenes se cumplan. Nunca lo dudes.

 

¿Por qué ordenamos con escasez en el restaurante universal?

 

El trabajo del universo es el de dar y nuestro trabajo el de recibir, y recibimos en la medida que estemos preparados para recibir.

Imagínate que estas en el restaurante universal y puedes pedir lo que se te antoje. En este restaurante solo sirven la comida para llevar. Sin embargo no tienen los contenedores para llevar la comida a casa puesto que no saben qué cantidad de comida desea llevarse cada persona. Tú debes entonces de acudir a este restaurante con tu propio contenedor y llevaras tanta comida como capacidad tenga el contenedor que hayas elegido.

 

Delante de ti hay manjares sin límite de cantidad y tú has llevado un pequeño contenedor en el que no podrás llevarte más que una pequeñísima porción de la abundancia que tienes delante de ti.

 

Nosotros somos los contenedores y acudimos al universo llenos de limitaciones que nos impiden recibir toda la abundancia del universo.

 

No puedo, no tengo, no sirvo, no valgo, es imposible, soy un fracasado, soy demasiado mayor, es demasiado tarde, no tengo los conocimientos, no tengo suerte, no me lo merezco, no tengo otra salida, no hay oportunidades, tengo miedo, no sé, todo me sale mal, tengo muy mala suerte, la felicidad no existe, el dinero es solo para algunos afortunados y yo no soy uno de ellos.

 

¿Cuáles son tus limitaciones?

 

El universo derrama su abundancia sin límites sobre todos nosotros y cada uno de nosotros recibimos lo que cabe dentro de las paredes de limitaciones que nosotros mismos creamos.

 

Podríamos hacer una disertación de cómo estas limitaciones han llegado a ti, a través de la conciencia colectiva y la conciencia individual, y sin embargo esto sería una pérdida de tiempo para ti y para mí.

 

No importa como estas limitaciones han llegado a ti, lo importante es que seas consciente de cuáles son las limitaciones que te están impidiendo recibir la abundancia del universo y que las elimines.

 

Lo que paso en tu infancia, hace 20 años o hace tres días no hace ninguna diferencia. Hoy es hoy y aquí debe de estar tu atención y tu energía. Que estas creando hoy es lo importante. Solamente hoy, y ahora tienes la oportunidad de transformar lo que creaste ayer.

 

Corta con  la ñoñería del pasado. Ocúpate en cuáles son tus pensamientos hoy, cuáles son tus sentimientos hoy, porque tu realidad hoy es el resultado de tu realidad interior.