En los últimos años ha habido una corriente muy fuerte fomentando la importancia de la calidad de nuestros pensamientos. Muchos libros han sido escritos sobre el poder de la mente y de nuestros pensamientos.

 

Sin ningún lugar a dudas nuestra mente tiene un poder inmenso, con nuestros pensamientos vamos dando forma a nuestra realidad, nuestras intenciones y nuestras metas. Sin embargo pensar positivo no es suficiente.

 

Cuando estamos entreteniendo pensamientos negativos no es suficiente con cambiarlos por pensamientos positivos, y en realidad muchos de nosotros sabemos perfectamente que es tarea muy difícil estar las 24 horas del día conscientes de lo que esta pasando por nuestra mente. Si, podemos reemplazar pensamientos negativos por positivos ahora, pero si no atajamos la fuente donde estos pensamientos se están generando dentro de media hora o de una hora nos encontraremos en el punto de partida, convenciéndonos a nosotros mismos que todo esta muy bien cuando en realidad no lo sentimos así.

 

Los pensamientos se generan no son generadores. Los pensamientos son generados por nuestras emociones. Cuando nuestro cuerpo emocional,  el conjunto de nuestras emociones esta en armonía no tenemos que esforzarnos en generar pensamientos positivos puesto que de una forma natural los pensamientos que vayan surgiendo durante el día serán positivos.

 

Cuando existe un conflicto en nuestro cuerpo emocional de cualquier tipo- sentimos miedos, dudas, hemos perdido la ilusión, la fe en nosotros mismos, sentimos que hemos fracasado, que no tenemos fuerzas para superar las pruebas que tenemos- entonces estaremos generando pensamientos negativos.

 

Los pensamientos son como la carrocería de un coche. Puede ser la carrocería de un coche viejo y horroroso que serian los pensamientos negativos, o puede ser la carrocería de un coche fabuloso y flamante que serian los pensamientos positivos. Sin embargo la carrocería de un coche por si sola no tiene movimiento, esta carrocería necesita un motor para comenzar a caminar y este motor son tus emociones.

 

Podemos tener pensamientos muy positivos, metas grandiosas, intenciones fantásticas, pero si nuestro cuerpo emocional se encuentra en conflicto, se siente triste, sin ilusión, fracasado, con miedo al futuro, con dudas de no poder superar la situación que se esta viviendo, entonces esos pensamientos positivos no caminaran hacia ninguna parte

Haz la prueba de una forma consciente y veras que cuando tus emociones son de amor, de armonía, de felicidad, tus pensamientos siempre van de acuerdo con esta emoción. No tienes que esforzarte en pensar positivo. No tenemos que convencernos de que somos felices, simplemente lo somos, no tenemos que convencernos que todo va muy bien, simplemente sabemos que todo esta perfecto.

 

Cuando el generador, nuestro cuerpo emocional, tiene emociones basadas en el miedo, entonces es cuando nos vemos forzados a crear esos pensamientos positivos para tapar lo que ese generador esta fabricando dentro de nosotros, miedo. Entonces es cuando nos tenemos que estar recordando constantemente que tenemos que pensar positivo. Vamos cambiando los pensamientos de una forma consciente a medida que surgen, negativos por positivos, pero siguen surgiendo pensamientos negativos mientras tanto no nos ocupemos de nuestro generador, de nuestras emociones.

 

Definidamente pensar positivo es fundamental, sin embargo nunca será suficiente si nuestras emociones no están en armonía.

 

Mantén por tanto pensamientos positivos pero no te olvides de prestar mucha atención a tus emociones pues si tu generador no esta en armonía el pensamiento positivo simplemente no te traerá los resultados que tu deseas.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *